Conciencia Personal

jueves 30 de abril de 2009

Las imágenes o signos que creamos en nuestra mente.

“La liberación consiste en la ausencia de signos. En este caso signo significa una apariencia o el objeto de nuestra percepción. Cuando vemos algo, aparece en nuestro interior un signo o una imagen. Los signos son herramientas para nuestro uso pero no son la verdad absoluta y pueden engañarnos. Las apariencias pueden engañar.

Para poder liberarnos es necesario practicar la Concentración sobre la Ausencia de signos. Hasta que no vayamos más allá de ellos, no podemos sentir la realidad. Mientras estemos atrapados en los signos sufriremos. Nada puede describirse en términos de tan solo un signo, pero sin ellos nos sentimos ansiosos. Nuestros miedos y nuestro apego surgen de quedar atrapados en ellos. Cuando nos liberamos de los signos podemos entrar en el corazón de la realidad....

....Los políticos, los economistas y los educadores necesitan practicar la ausencia de signos. Encarcelamos a muchos jóvenes, pero si meditamos en la ausencia de signos, descubrimos de donde procede su violencia. ¿Cómo es nuestra sociedad? ¿Cómo están organizadas nuestras familias? ¿Qué se enseña en nuestras escuelas? ¿Por qué deberíamos echar toda la culpa a nuestros jóvenes?¿Por qué no podemos aceptar nuestra propia responsabilidad? Los jóvenes se lastiman a sí mismos y a los demás porque la vida no tiene significado para ellos. Si seguimos viviendo de la manera en que lo hacemos, y organizamos las sociedades de la misma forma, seguimos produciendo muchos miles de jóvenes que necesitarán ser encarcelados.

La ausencia se signos no es solo una idea. Si observamos profundamente a nuestros hijos vemos todos los elementos que los han producido. Son como son debido a nuestra cultura, nuestra economía, nuestra sociedad, y nosotros también lo somos debido a ello. No podemos simplemente culparlos cuando las cosas van mal, porque han contribuido muchas causas y condiciones, Cuando sepamos cómo transformarnos a nosotros mismos y a la sociedad, nuestros hijos se transformarán también.

Nuestros hijos aprenden a leer, a escribir, aprenden matemáticas, ciencias y otras materias en la escuela para poder ganarse la vida el día de mañana. Pero muy pocos programas escolares enseñan a los jóvenes cómo vivir, cómo afrontar la ira, calmar los conflictos, respirar, sonreír y transformar las formaciones internas. Es necesaria una revolución en la educación. Debemos animar a las escuelas a enseñar a nuestros estudiantes el arte de vivir en paz y armonía. No es fácil aprender a leer, escribir o a resolver un problema de matemáticas, pero los niños logran hacerlo. Aprender a respirar, sonreír y a transformar la ira puede también ser difícil, pero he visto muchos jóvenes que han triunfado en ello. Si enseñamos adecuadamente a los niños, cuando tengan doce años sabrán ya vivir armoniosamente con los demás.

Cuando vamos más allá de los signos entramos en el mundo que carece de miedo y culpa. Podemos ver la flor, el agua y a nuestro hijo más allá del tiempo y del espacio....”

Del libro “El corazón de la enseñanzas de Buda” Editorial Oniro por Thich Nhat Hanh, nominado para el premio Nobel de la Paz, monje budista ordenado en 1942, autor de más de cien libros. Ha impartido clases en la Universidad de Columbia , Princeton....Fundador de “Plum Village” centro de retiro en Francia....

Abraham-hicks.com

You say things like, "As I look at successful people, and by that I mean rich people, yes, and I mean happy people, and sometimes they're rich and happy." But when we are talking about the successful ones, what we really mean is the really happy people. People that are really joyful, that want to get up every day, that are eager to get into their day. Almost without exception, they had a pretty rough beginning, which turned them into a powerful rebel initially. And then they found a way to relax into their natural birthright of Well-being.

Excerpted from the workshop in Tucson, AZ on Saturday, February 2nd, 2002

Dices cosas como: “Cuando veo personas con éxito, me refiero a personas ricas, si, a personas felices, y a veces son felices y ricas”.

Pero cuando nosotros hablamos acerca de los que tienen éxito, nos referimos a la gente feliz. A gente realmente alegre que desea levantarse por la mañana, que tienen ganas de comenzar el día. Casi sin excepciones, esas personas tuvieron un comienzo duro, que los convirtió inicialmente en poderosos rebeldes, y luego encontraron la forma de relajarse en su `bien-estar´ derecho natural por nacimiento.

Abraham-Hicks